miércoles, 21 de junio de 2017

Decálogo de un futuro delincuente

Quizás por mi inminente paternidad, he sentido la necesidad de transformar en esta especie de AUCA (Alegría, según la tradición castellana...) el famoso decálogo del juez de menores Emilio Calatayud. 

Se trata de diez consejos que llevo utilizando en mis reuniones con los padres desde hace ocho años.

Sentiros libres de compartir y utilizar el material como os venga en gana (siempre que no sea con fines comerciales). Si necesitáis alguna versión en alta resolución, podéis poneros en contacto conmigo mediante correo electrónico.

martes, 20 de junio de 2017

El taparrabos de Espartaco (04)

En capítulos anteriores...
Los Agentes de la historieta han escapado de una intervención en la Leptis Magna del siglo I a.C. gracias a la proverbial actuación de la profesora Krispa, quien una vez llega a la Base de Operaciones comienza a rememorar batallitas de su pasado como heroína de la mitología griega...

Dicho esto... el autor reconoce que tenía ganas de finalizar el curso para poder avanzar con esta misteriosa y plagada de peligros aventura, que como ha explicado en varias ocasiones, adapta alguna de las tramas ideadas por sus alumnos en los proyectos que han llevado a cabo durante las tres evaluaciones.

domingo, 11 de junio de 2017

Elegí mál día...

Así, con un homenaje a uno de mis gags favoritos de todos los tiempos, es decir, el protagonizado por LLoyd Bridges en la políticamente incorrecta y genial Aterriza como puedas (una película con humor absurdo que hoy seguramente sería censurada por ofender a vete a saber qué colectivo...), os deseo a todos un buen final de curso.

El taparrabos de Espartaco (03)

En capítulos anteriores...
Los Agentes de la Historieta logran escapar de la arena de Leptis Magna (Siglo I a.C) gracias a la proverbial intervención de la Profesora Krispa, pero... ¿quién es esta misteriosa heroína? ¿de verdad lleva más de 3000 años viva? ¿En formó parte de la tripulación del Argos?
La respuesta en la siguiente entrega, que llegará a lo largo de la semana. 

Estos días ando liado con el fin de curso, así que tampoco puedo prodigarme mucho. Os dejo con una entrega directamente inspirada en el trabajo del grandísimo Ray Harryhausen. Todos los años intento programar en 1ESO la maravillosa Jason y los Argonautas: es una película vieja pero entrañable, refleja muy bien el mito griego que pretende representar y mis alumnos alucinan cuando les dijo que todos los efectos especiales, todos los trucajes, eran cosa de un señor con mucha habilidad y muchísima paciencia.

viernes, 9 de junio de 2017

Momento embarazoso

Hoy a las 14.15 horas. Empieza el fin de semana, acaban los exámenes y estamos a cuarenta de mayo.
El alumno que ha protagonizado esta anécdota va a 2ESO. Es un alumno ejemplar, trabajador, divertido y con un sentido del humor tan cáustico como el mío.

Evidentemente, a muchos compañeros esta secuencia os puede parecer un poco salida de madre, pero os invito a analizar el contexto. El alumno y yo llevamos todo el curso intercambiando bromitas, disfrutando de duelos dialécticos en los cuales mis cuarenta años, mi cabeza bien amueblada, se enfrentan frontalmente con la agilidad mental de un chaval de 13 años, lleno de inquietudes y con ganas de zamparse el mundo.

Muchas veces los medios de comunicación y las conversaciones de bares, las charlas con los amigos y con los familiares, acaban por preguntar si es cierto que los alumnos nos han perdido el respeto. Respeto. Una palabra tan terrorífica como mutable. ¿Qué es el respeto? ¿Qué clase de respeto deseamos encontrar en el aula?

Nada mas lejos de mi intención convertirme en un profesor de los de "Cifuentes que le veo..." o un profesor colega. Me basta con ser su profe, el friki de sociales, y sentir que disfruto con mi trabajo cuando acabo la jornada, alegrarme cuando me saludan por el pasillo, cuando los saco del aula para reflexionar con ellos y acaban por escuchar mis consejos (y ya no digo hacerles caso), cuando interrumpen mi almuerzo o mi café mañanero para explicarme el último tebeo que se han leído, lo que han hecho durante el fin de semana, lo genial que es Guardianes de la Galaxia 2 desde la órbita de un adolescente.

He de confesar que me encanta tomarles el pelo.

Y quizás por ese motivo, cuando a mi me lo toman también, incluso con una pasada de frenada como esta, me alegra pensar que mi hierático compañero, testigo impenitente de toda la escena, lejos de escandalizarse más allá de la frase que acompaña la última viñeta, se ha echado a reír conforme a mi, de pura vergüenza, se me iban empañando las gafas.

Y quizás por ese motivo le dedico esta tira cómica a él. Ha pasado un par de cursos muy duros, bastante intensos. Vive en un planeta donde reinan métodos pedagógicos que yo no comparto. Lleva muchísimos años impartiendo su magisterio de la única forma que sabe (y lo hace fenomenal). Pero por encima de todo, nunca cuestiona mi forma de trabajo y, quizás porque el altiplano turolense fabrica personas nobles, de aquellas que pocas veces te fallan, de aquellas que están ahí cuando las necesitas, agradezco profundamente todo este tiempo que llevamos juntos.

Va por ti, Inocencio.

lunes, 5 de junio de 2017

Nueva cabecera en el blog. Proceso de creación

Aprovechando estos días, en los que ando enfrascado con "El taparrabos de Espartaco", una aventura de Agentes de la historieta basada en la resolución del proyecto que mis alumnos de 2ESO tenían en la Segunda Evaluación, he decidido cambiar un poco la cabecera del blog.

El caso es que esta mañana, sin comerlo ni beberlo, me he marcado un bocetillo que me ha parecido resultón. Eran las ocho y media, estaba en la sala de profesores con un buen montón de esquemas Visual Thinking que corregir y cuando me he querido dar cuenta ya había emborronado la libreta con un par de rotuladores Kuretake punta de pincel Hikkei Fine, un lápiz Prismacolor Col-Erase Blue y un Copic gris.


El siguiente paso era limpiar el dibujo. Hasta hace poco, lo que hacía era scannearlo con un Brother A3 que se me ha quedado un poco desfasado, pero actualmente prefiero fotografiarlo todo con el Ipad y subirlo a la nube de PS, programa con el que realizo las tintas que podéis ver aquí abajo.

También reconozco que me ha costado mucho encontrar un conjunto de pinceles con el que me sintiera contento. Nunca estaré lo suficientemente agradecido a Anthony Holden por sus tiras cómicas (de hecho, creo que merece la pena apoyarlo en Patreon) y por poner a mi disposición todo un repertorio de plumillas con las que disfruto mogollón.

Finalmente pasamos al tema del color. Reconozco también que a lo largo de los años he trasteado mucho con herramientas, efectos y filtros varios. Sin embargo, quizás porque Sergio Meliá  me recomendó simplificar el trazo y -de paso- leer más cómics francobelgas clásicos, he llegado a la conclusión de que a mis dibujetes las va bien un color plano, muy en plan línea clara, aunque la línea tire para otros derroteros.

Actualmente estoy disfrutando mucho con los integrales de Gastón el Gafe, la Hilda de Luke Pearson, los Astérix de Uderzo y el maravilloso (e imposible de mimetizar) estilazo de gente como Walt Kelly, Bill Watterson o Richard Thompson... aunque también reconozco algo de Sergio Aragonés y de Rumiko Takahashi. Curioso cocktail, como podéis imaginar. Y sólo estoy hablando a nivel de dibujo, de trazo, no de guión.

¿Suena pretencioso mencionar influencias? Nada más lejos de mi intención. A estas alturas de la historia, todos somos un poco pastiche, todos mezclamos pellizquitos de por aquí y por allá. Lo bonito es combinarlos de una forma nueva y divertida. Es lo que pretendo hacer con Masquemascotas, con las tiras sobre educación que dibujo por aquí y con Agentes de la historieta.

Porque como bien apuntaba mi compañero y amigo Manu Huertas, un gran problema de los que nos dedicamos a dibujar cosas a tiempo parcial es precisamente esto: la falta de tiempo. Esa necesidad por terminar las tramas, por contar historias en cualquier trocito del día, hace que haya variado mi estilo. Imagino que seguirá evolucionando lentamente, sin que apenas me de cuenta.

Me gusta pensar que en todo esto soy una especie de pionero, es decir: llevo mucho tiempo peleándome por que alguien se interese en el cómic juvenil y la propuesta que ofrecen mis historietas. Pues bien, ahora me doy cuenta de que durante años y años he estado llamando a las puertas equivocadas (las de las editoriales comiqueras). Actualmente soy el único profesor de sociales que utiliza las tiras cómicas para explicar su asignatura a los chavales. Al menos, que yo conozca.

Ellos, mis alumnos, son futuros lectores de cómics. Y me siento orgulloso de pensar que con mis performances en la pizarra, con mis chistecillos y mis esquemas visuales, he contribuido a que se interesen por las viñetas.

domingo, 4 de junio de 2017

El taparrabos de Espartaco (02)

En capítulos anteriores...
Los Agentes de la historieta escapan por los pelos (gracias a una proverbial intervención de la profesora Krispa...) de una muerte segunda en Leptis Magna, actual Libia, durante un espectáculo de gladiadores.
Tras cruzar el portal arcano/temporal recuperan fuerzas en su cuartel secreto...


domingo, 28 de mayo de 2017

El taparrabos de Espartaco (01)


Muchos me preguntáis cómo utilizo el cómic en el aula, cuáles son las aventuras que han de resolver mis alumnos de 1ESO y 2ESO a lo largo del curso, y qué tipo de misiones resuelven los Agentes de la Historieta, así que aquí os dejo las primeras páginas de una de sus entregas.

Mi idea es ir subiendo por aquí cada domingo un nuevo fragmento. Como podéis ver, el ritmo desenfadado y la acción por un tubo son la tónica general.

Tras diversos intentos por presentar a la pandilla a algunas editoriales españolas, e incluso iniciar un proyecto en Patreon que aparqué por falta de tiempo, aquí vuelven de nuevo el profe, Isadora, Andrea, Manel, Tomás, Javi y Julia, dispuestos a vivir trepidantes emociones por el continuo temporal, la amplitud de la Via Láctea, los rincones más recónditos del planeta... En fin...

Vamos a pasarlo bien.

¡Cómic juvenil, la última frontera!

martes, 23 de mayo de 2017

Estábamos allí

Las palabras se quedan cortas cuando uno amanece con una monstruosidad en todos los noticiarios. Una monstruosidad que nos pilla bastante cerca, no en millas y kilómetros, no en idioma, costumbres y usos horarios: llevo todo el día pensando que cualquiera de las víctimas de esta canallada inenarrable podía ser un alumno mío.

Educación para la paz.

Educación para el Desarrollo.

Educación para que los chavales dentro de nuestras aulas comprendan la necesidad de poner fin al horror.

Hoy todos mis alumnos estaban en Manchester.

lunes, 22 de mayo de 2017

Pets on the road (01)


Como muchos sabréis, durante varios años Masquemascotas fue mi comic online.
Se trataba de una serie de tiras cómicas que llegó hasta su entrega 374. Estaba protagonizada por los animalillos que viven conmigo aquí, en casa.

Por desgracia, el prematuro abandono de dos de los protagonistas principales hizo muy complicado continuar dibujando cosas divertidas sobre ellos, así que decidí dar carpetazo al proyecto (ponerlo "en barbecho") durante una temporada. He de reconocer que supuso una decisión complicada para mi: Masquemascotas tenía delante una oferta firme de edición en la que había estado trabajando mucho tiempo. Desde aquí doy las gracias a Sandro Mena por confiar en todo esto y animarme a emprender el camino adecuado. Agradezco también a David González del Saz (compañero y amigo) por la paciencia que tuvo traduciendo las tiras al inglés: quien sabe, quizás en unos meses podamos empezar de nuevo.

Y es que, en los casi dos años que median desde la última tira cómica hasta ahora he ido evolucionando como dibujante, dedicando también mis esfuerzos a otros menesteres, como dar un empuje a este blog que combina educación y cómics. Sin embargo, Masquemascotas siempre ha estado ahí.

Quizás porque tenemos nueva incorporación en la familia, quizás porque me lo pide el cuerpo, creo que va siendo hora de recuperar a Lomper y compañía. De momento estarán por aquí todos los lunes en una aventura apasionante que, como veréis, tomará rumbos increíbles.

Espero que los lectores veteranos de sus historias se sientan contentos con esta nueva propuesta... y a los que todavía no conozcáis a la panda, os invito a reíros un rato con perros, gatos, murciélagos, petirrojos, erizos, ratones y lagartijas.

Buena falta nos hace a todos.

domingo, 21 de mayo de 2017

Severus y yo

Aprovechando que algunos de mis alumnos en 2ESOC andan leyendo las aventuras de Harry Potter, he decidido volver al universo de P.K. Rowling tras cerca de diez años sin asomarme por él.
Ni que decir tiene que no han necesitado obligarme demasiado. Estoy disfrutando cada página y constato que las aventuras del hijo de Lili y James en sus siete años de enseñanza mágica han envejecido la mar de bien.

Me fascina la capacidad de la autora para enganchar a los lectores desde las edades más tiernas con unas historias que progresivamente, curso tras curso, van ganando en profundidad. Puede decirse que quien se acerca a Howarts con 10 o 12 años madura y crece conforme lo hacen los protagonistas de las novelas.

Adoro también los momentos cómicos de la serie, esas montañas de deberes y ese tío Vernom que parece una remolacha con bigote, por ejemplo. Y me chiflan los personajes secundarios que poco a poco enriquecen la trama. Una lástima que muchos de ellos se pierdan en las -por otro lado excelentes- versiones fílmicas.

Por suerte para todos los que se acercan a este mundo desde la pantalla, Alan Rickman fue capaz de regalarnos un Severus Snape tan potente y maravilloso como el de los libros.

sábado, 20 de mayo de 2017

Tutoría de padres (01)


La presente tira está basada en hechos reales... aunque evidentemente, nunca con momentos tan bizarros como la última opción de la cuarta viñeta.
Como profesor, uno de los trances más desagradables de mi oficio viene cuando un padre superado por las circunstancias me asegura que es incapaz de controlar a su hijo, de comprenderlo, etc. Siempre que ocurre esto se me hace un nudo en el estómago y, por si queréis saberlo: siempre opto por la segunda opción.
Ese conjunto de factores imposibles que se llama adolescencia puede resultar muy duro para quien lo padece, y para quien acompaña en la travesía.

Entrevista para el insti

Esta página, descarte de un proyecto en el que llevo siete meses trabajando. Muchas ganas de enseñaros el resultado final de todo el conjunto.

jueves, 18 de mayo de 2017

Pagafantas en tiempos modernos

A colación de la charla que ha impartido hoy la Policía Nacional a mis chavales de 1ESO sobre los peligros de internet... y algunas de las cosas que escucha uno por los pasillos, cuando acompaña al grupo hasta su aula de referencia.

miércoles, 17 de mayo de 2017

Cómics para el aula (03) Fan del Capi

Estos últimos días ando liado en varios proyectos, ponencias, finales de curso... Aun así, siempre es reconfortante sacar algo de tiempo para seguir con las tiras de esta Limited serie dedicada a diversas situaciones (inspiradas en hechos reales) que explicitan la situación del mundo del cómic en el aula de ESO.
Siempre según mi experiencia, claro.

domingo, 7 de mayo de 2017

Sentido de la Maravilla

Este fin de semana participé en el II Encuentro de Aprendizaje Basado el Proyectos, organizado por el CEFIRE, que tuvo lugar en Castellón. Durante dos días realicé la facilitación gráfica de dos conferencias (una de Miguel Ariza y otra del equipo directivo de L'Escola dels Encants) que pronto subiré por aquí para reflexionar un poco sobre ellas.

En el encuentro también realicé unos cuantos bocetos de sketching acerca de las intervenciones de los compañeros de Educación Secundaria, es decir, gente tan edificante como Francesc Collado (del IES Bovalar) y Jose Vicente Rebollar (del IES Benigasló). De sus propuestas -y de otras muchas- hablaré también a lo largo de la semana.

El plato fuerte de la segunda jornada (por lo menos para mi, que nunca había sostenido mis aventurillas ante tanto público) fue una ponencia que realicé bajo el título de Deconstrucción del aprendizaje globalizado, donde entre otras cosas hablé de la necesidad de partir desde la cotidianidad del aula para implicar a nuestros alumnos en proyectos educativos, de despertar en ellos el Sentido de la maravilla a la hora de motivarlos y del significado de la palabra Awesome, cuyo valor se pierde en la traducción en castellano, pero que desde mi punto de vista es el ingrediente más importante en mi forma de entender la docencia: Epatar a os alumnos, causarles admiración, dejarles con ganas de más, hablar su mismo idioma y sorprenderles siempre. Hacer, en definitiva, que se impliquen en el proceso educativo por voluntad propia, por que así les apetece y les merece la pena.

Evidentemente, conseguir tamaño objetivo puede resultar una tarea titánica, pero como apuntó la compañera Ana Ovando, los antiguos griegos ya hablaban del θαῦμα como el espíritu fundamental de las grandes gestas, es decir: aquellas Historias más grandes que la vida que te llegan al alma y hacen que los espectadores, el público (nuestros alumnos) nunca se olviden de ellas.

Es nuestro deber como profesores empoderarnos, formarnos, investigar, experimentar, pues como bien apuntó uno de mis maestros en las artes educativas el año en que empecé a trabajar (curiosamente, el mismo en que él se jubiló), buena parte de nuestro trabajo consiste en ilusionar a los chavales.

domingo, 2 de abril de 2017

Castelló Educa Crónica

Este fin de semana ha tenido lugar el evento Castelló Educa (#CsEduca), un espacio creado para que la comunidad educativa de la ciudad presentara sus propuestas, reflexionara acerca del papel que tiene la educación en el entorno y mil cosas más.
El IES Miquel Peris i Segarra, l'institut del Grau, fue seleccionado para participar con dos propuestas: Artistics, nuestro proyecto educativo de centro, y Agentes de la Historieta, que como sabéis es el proyecto curricular que ando desarrollando con mis alumnos de primero y segundo de ESO.

Han sido tres días muy intensos, la verdad, y como buen forofo del sketching y el visual thinking, yo me he entretenido tomando notas en mi Moleskine y en un cuadernillo Canson de gramaje bastante alto. Los bolígrafos que he utilizado han sido un Pentel con punta de pincel, dos rotuladores Kuretake con punta blanda y un Sigma Omicron de punta 0,7.

También quiero señalar que Castelló Educa estuvo preñado de actividades interesantes, pero como un servidor no tiene el don de la ubicuidad, reseño por aquí aquellas en las que participé... y donde pude realizar dibujetes.
La inauguración de las jornadas transcurrió más o menos así. Las autoridades y el comité organizador nos hablaron de la importancia del evento para la ciudad de Castellón y dieron paso a la fabulosa ponencia de Juan Manuel del Pozo, acerca de las Ciudades Educadoras.

La segunda jornada del encuentro fue la más intensa. De buena mañana mi compañera Sara Buendía y yo acudimos a montar nuestro expositor en la fireta de projectes, donde invité también a mis alumnas Lucía y Claudia para que ejercieran de secretarias y mostrasen a los espectadores el increíble trabajo que realizan en clase.

Mientras esto sucedía, participé en un grupo de reflexión coordinado por Jordi Adell donde diferentes docentes, padres y responsables de entidades de diversos ámbitos tratamos de determinar el papel de los Materiales Educativos en la educación actual.

He de decir que a la hora de poner en común las diferentes aportaciones Jordi Adell me pilló a traición para que realizase un mural Visual Thinking conforme los diferentes ponentes presentaban sus conclusiones. Disfruté mucho con la idea, pero como no me había preparado nada, acabé muy agotado.


Tras la pausa para el café (aprovechada para recorrer la Fireta de projectes y toparme con Francisco Sayas, un ex alumno que se ha convertido en un crack de la robótica y el diseño de vehículos eléctricos), tocaba el plenario con las aportaciones de los diferentes grupos de reflexión que habían programados: La importancia de los deberes, la educación para toda la vida... en fin. Me entretuve un ratito más con los apuntes.



Finalmente, a eso de las 16h, tocaba presentar mi proyecto didáctico (bueno, ya sabéis: el que yo coordino pero realizan increíblemente bien mis alumnos).
Momentos antes de la charla tuve la oportunidad de desvirtualizar a una compañera que admiro muchísimo, la maestra de Educación Infantil Estrella Vilar, cuyo blog Idees Magistrals no os podéis perder.



Aunque durante la ponencia estaba un tanto nervioso (el formato elegido, en una sala del auditorio y con tintes de TEDtalk imponía un poco...) creo que supe transmitir lo que significa Agentes de la Historieta: el trabajo que desempeño en el aula, la importancia que tiene para mi desarrollar la ensañenza las Ciencias Sociales mediante proyectos, mediante aplicación del pensamiento visual y (por supuesto) de las viñetas en clase, etc. En un último apunte hablé también del Sense of wonder como motor de la educación, cosa que ya he mencionado por aquí y de la que estoy totalmente convencido.
Uno de los asistentes tuvo a bien preguntar cómo reaccionaba la comunidad educativa del IES Miquel Peris i Segarra ante esta forma diferente de trabajar, habida cuenta de las dificultades que (según su opinión) presenta el alumnado del centro. Para contestarle me salí un poco del discurso oficial y traje a colación una escena de la película Rambo (si, la action movie ochentera del más musculoso Stallone), en la cual su antiguo comandante le pregunta al aguerrido protagonista cómo piensa sobrevivir en el mundo actual y tras unos segundos de silencio, el bueno de Sly responde con la boca torcida, de forma lacónica, diciendo aquello de "Día a día".

Me hubiera gustado participar en más actividades (todavía me tiro de los pelos por perderme la conferencia de Heike Freire), pero como diría Juan Manuel del Pozo, el tiempo es un recurso escaso.
Quiero agradecer a la organización del encuentro la invitación a participar en el mismo y desde aquí doy las gracias a Sergi Mestre y todo su equipo en el CEFIRE, así como a Jordi Adell por su encerrona y a diversos compañeros que me alegró mucho volver a ver (Julio, Guillermina, Francesc, Neli , Inés...) o conocer. 
Pero por encima de todo agradezco a mis alumnos su implicación en todo esto y a mi compañera Sara Buendía  y mi Jefa de Estudios María José Martinez por toda su amistad y apoyo.

martes, 28 de marzo de 2017

"Historieta: sociales en cómics" en Castelló Educa

Este fin de semana participo con Historieta: Sociales en cómics dentro de las jornadas Castelló Educa. A lo largo del sábado me encontraréis en la Fireta de projectes, donde junto otros docentes de la ciudad podré exponer el trabajo que desempeño (junto con mis alumnos, claro). Ese mismo día, a las 12.30, tendré unos minutos para explicar el proyecto en el auditorio mediante una presentación. Ya os iré contando cómo va la cosa por aquí.

lunes, 13 de marzo de 2017

El apoyo

Una de las cosas más importantes en cualquier aventura que implique Innovación Educativa, ideas descabelladas, ganas de experimentar con metodologías alternativas, echarse a la piscina y (de paso) disfrutar con el trabajo propio, es contar con el apoyo de los miembros de la directiva del centro docente, de tus compañeros de claustro y departamento, la comunidad educativa en general y (por descontado) el inestimable espaldarazo de infinidad de gente que confía en ti.
Pues bien, he de reconocer que de todas estas cosas yo voy sobrado en el IES Miquel Peris i Segarra.

¡Gracias por todo compañeros!

martes, 7 de marzo de 2017

¿Qué era un "correero", profe?

En estos tiempos que corren, cuando cada lunes acuden unos cuantos alumnos aficionados a los cómics y los videojuegos para contarme qué han hecho durante el fin de semana, descubro aliviado que hoy en día (internet mediante...) el acceso a la cultura friki es mucho más sencillo, hay menos tabúes, todo está más normalizado y pocos son los muchachos (y las muchachas) que exhiben sus camisetas de Naruto o del Capitán América con miedo de que alguien les llame bichos raros.

Hoy en día ya no hay fronteras. Un crío de 12 años puede estar jugando online con compañeros de otra parte del mundo, estableciendo relaciones de camaradería y amistad que con un poco de suerte le acompañarán para toda la vida, trascendiendo la gris soledad que alguien de su edad, en tiempos no tan remotos, podía sentir entre sus compañeros de clase. Además, si el eventual friki tiene la buena suerte de contar con el apoyo y la comprensión de sus padres, en la mayoría de los casos estos se preocuparán por potenciar sus inquietudes, acompañándole con orgullo a toda clase de eventos del mundillo, recorriendo en familia kilómetros y kilómetros de carretera que, de nuevo no hace tanto tiempo, recorríamos los de nuestra generación en peregrinaciones organizadas por tiendas de cómics de toda España o grupos de aficionados que surgían de manera espontánea.

Sin embargo, ante tamaña facilidad para adentrarse en los insondables misterios de las onomatopeyas japonesas y la continuidad del Universo Marvel (una facilidad potenciada en foros de internet, grupos de redes sociales y mil cosas que se nos escapan...) echo a faltar una figura que, al menos en los ochenta, devino en fundamental para el desarrollo del fandom patrio: El "correero" de los Cómics Fórum.

No es necesario volver a ver la primera temporada de Stranger Things para corroborar algo que todos sabemos: hace treinta años las cosas eran muy diferentes. A la altura de 1983, con el desembarco de Marvel en España, todavía no existía el concepto de fandom. Cierto es que durante buena parte de los setenta los lectores de cómics americanos habían creado cantera leyendo tebeos de Vértice, pero la apuesta de Fórum por abrir una cabeza de playa editando tebeos de superhéroes con un formato similar al americano (bueno, un poco más grande...), potenciar el quiosco de barrio y generar movimiento entre los lectores contó con la ayuda inestimable de esa persona, el "correero", escondida entre varios seudónimos a la medida del Correo de los Lectores en las ediciones USA. Una persona que contestaba con paciencia las preguntas de los futuros Marvel Zombies.

Se llame Francisco, se llame Loki, se llame Átomos o Doc Skull, acompañado siempre por preciosas viñetas de Pere Olivé, el "correero" hacía que no te sintieses tan sólo. Leyendo sus avispadas respuestas descubrías de repente que en el pueblo de al lado había alguien que también disfrutaba con la Patrulla X. Es más: era alguien como tú, que alucinaba dibujando, leyendo aventuras, imaginando historias más grandes que la vida.
Gracias al "correero" eras partícipe de los últimos chascarrillos en el entramado editorial, aprendías a valorar a éste o aquel artista, vibrabas con su humor ácido, asentías con las sabias palabras de alguien que comprendía en todo momento quién tenía delante y lo trataba con respeto.
Porque de respeto por el lector el "correero" de Cómics Fórum sabía mucho. Y de nuevo sigo pensando que su figura debería ser reivindicada hoy en día, cuando un alumno de cualquier instituto, con ganas de dibujar a Spiderman y sueños de grandeza, busca un referente "adulto" y profesional que le anime a seguir con su destreza.

Enseñaba el otro día Carlos Pacheco algunas páginas germinales que envió en su juventud a un programa de radio que hablaba sobre cómics, páginas juveniles y tempranas en las que todavía no despuntaba el enorme artista que nuestro gaditano más universal es ahora mismo. Pues bien, lo que más me llamó la atención de su anécdota no fue la presencia testimonial de dichas planchas. Pacheco apuntaba a la importancia que tuvo, para su futuro desarrollo humano, el espaldarazo que la contestación a la remesa de muestras tuvo en aquel adolescente. Un imberbe pipiolo que soñaba con dibujar Los Vengadores para siempre.

Pues bien, unos años más tarde, para los lectores de mi generación, aquel papel de paciente guía capaz de animar al tierno poyuelo cargado de ilusión y carente (todavía) de destreza era el "correero" de Cómics Fórum.
Me gusta imaginarlo ante una caterva de ilustraciones, la mayoría con muy baja calidad profesional pero llenas de ambición. Lo evoco observando con detenimiento algún horrible dibujo de un crío con 10 o 12 años que sueña con dibujar a Spiderman, inspirando hondo, sentándose ante la máquina de escribir, estirándose los dedos y sorbiendo un poco de café mientras piensa, a altas horas de la madrugada, cuál es la mejor forma de contestar al pobre muchacho y animarle para que continúe dibujando, para que no cese en su empeño, no abandone su sueño y, por encima de todo, siga leyendo cómics. 
Imagino también (porque la he visto en primera persona) la cara de ese mismo muchacho cuando emocionado encuentra la respuesta a su carta en las páginas interiores de algún número de La Patrulla X, comprado en el quiosco del barrio. Os puedo asegurar que ese momento no tiene precio. 
De hecho, me atrevería a asegurar que será uno de los momentos más dichosos de su vida.

Pero por contra, hoy ya no sucede así. Internet ha acercado a los aficionados, ha facilitado la comunicación y las "salidas del armario", pero también ha puesto punto y final a la magia. 
Ante un panorama que las principales editoriales tienden a pintar como sombrío y estéril, me pregunto si los lectores que con tanto afán dicen buscar se encuentran en nuestros chavales de 10 o 12 años. No imagino a ninguno de mis alumnos enviando por correo electrónico dibujetes hechos con cariño porque ya no tienen ningún lugar donde enviarlos: En plena era de las redes sociales, ante tanto tweet y tanta saturación de información, los futuros aficionados siguen estando solos. 

Y mientras tanto sólo queda agradecer las palabras de ánimo del "correero" que alguna vez, hace mucho tiempo en una galaxia muy lejana, mintió sobre la calidad del boñigo con patas que le envié por correo ordinario y, durante unos cuantos años (fundamentales en mi formación), me animó a seguir probando.

Sesión de evaluación

Mucho se habla de rediseñar ámbitos y espacios docentes, pero poco se menciona la insoportable levedad de una sesiones de evaluación que tienden a convertirse en estériles intercambios de cromos.
Resulta triste comprobar como muchos colegas (entre los que me incluyo) andamos espoleados por llegar a los 40 o 45 minutos de cada reunión con las notas puestas. Entre retrasos, cotilleos sin sentido, chascarrillos fuera de lugar y dinámicas similares, aquello puede convertirse en un agobio interminable. Y es una lástima.
Si tuviéramos otra forma de evaluar, otros espacios para reunirnos, otras dinámicas más allá de los departamentos estancos y la letanía del canto de notas, sería todo mucho más agradable. Pero claro: es bonito hablar de casitas de chocolate, toboganes de piruleta y nubes de algodón con sabor a purpurina.
Sentar tus posaderas ante el resto del equipo docente durante la evaluación de cada grupo, es lo más parecido que tenemos los profesores a moverse por las trincheras. De hecho, creo que a muchos de esos gurús que pululan por las redes sociales, hablando de cambio educativo, innovación y flower power, no les vendría mal pasarse por alguna de estas inútiles reuniones de referencia para tomar el pulso a lo inquietante del sistema.
Y escribo esta reflexión desde mi particular punto de vista. Si seguís mis tiras cómicas y mi trabajo con cierta regularidad, tendréis claro que precisamente yo soy de los que intentan echar ganas al asunto y derribar los muros. Pero cuando se hacen las nueve de la noche, llevas casi cinco horas debatiendo sobre tonterías y números, aguantando discusiones y salidas de tono, escuchando comentarios hipócritas y bostezando... en esos momentos es cuando piensas que tu martillo  de Thor no golpea todavía con suficiente fuerza.

sábado, 4 de marzo de 2017

Love of Lesbian en clase: En busca del Mago


Os dejo aquí este collage con algunas de las adaptaciones que han realizado mis alumnos de 1ESO.
El objetivo de la actividad era convertir en aucas de nueve viñetas la canción En busca del mago, de Love of Lesbian, perteneciente a su disco El Poeta Halley.

METODOLOGÍA
Duración: Tres sesiones de 50 minutos.
Materiales: Sobre en A3, letra impresa de la canción, dos hojas para realizar bocetos, lápices, rotuladores y una lámina final en A3 donde los alumnos debían plasmar los versos de la canción.

Escucharon el tema cuatro veces.

  • Una sólo de oído.
  • Otra con el video oficial de la canción que viene acompañado de ilustraciones creadas por Sergio Mora 
  • Una tercera con la letra en la mano. 
  • Tras esto, repetí sólo una vez más la canción durante la segunda sesión.




RESULTADO
Elegí En busca del mago por lo poético de sus imágenes y porque me pareció sencilla de trasladar a la estructura del auca. He de reconocer que la idea se me ocurrió de forma improvisada: bajando del taller que imparto sobre Aprendizaje basado en Proyectos en el IES Vilafanca, es decir, casi hora y media de coche que me zampo cada dos semanas en compañía de Santi Balmes y el resto de la banda.
Yo lo tuve claro casi al instante: podría salir de aquí un buen proyecto que me ayudase a cerrar la evaluación con originalidad, pero a la hora de explicarlo en clase temí que los chavales se perdieran ante una sugerencia tan evocadora y diferente (están más acostumbrados a otra clase de música)

Los resultados y la valoración final que han realizado ellos mismos de la actividad me parece muy satisfactoria. Para la siguiente canción (Incendios de nieve, del álbum 1999) trabajarán de forma grupal, elaborando un auca de 18 viñetas en formato A1.

Os dejo por aquí algunas de las creaciones de los chavales, aquí con mayor detalle:





miércoles, 1 de marzo de 2017

Mesas de trabajo

Ordenados y caóticos, metódicos e inconstantes, disciplinados e improvisadores. Todas estas, y otras muchas combinaciones imposibles, son las que surgen en las mesas de trabajo de nuestros alumnos cuando los ponemos a trabajar por grupos. Espacios de creación que a nosotros nos resultarán desconcertantes, pero que encierran su poética y su lenguaje.

Las instantáneas que ilustran este post pertenecen a mi 2ESOC. He repartido a los chavales por grupos de hasta cinco personas, entregándoles una guía de trabajo para que, entre todos, dividan un tema entero del L.I.B.R.O. y lo organicen en esta gigantesca cartulina que luego deberán defender de forma oral ante el resto de la clase. Todo ello en cinco sesiones además de la dedicada a las exposiciones. La evaluación del conjunto la realizaré mediante diversas rúbricas y una serie de cuestionarios donde los chavales valorarán el resultado de su grupo y el rendimiento de sus miembros.

Durante los primeros minutos de cada hora suele imperar el caos, el desorden, los gritos, el desconcierto. Pero poco a poco aquello se va convirtiendo en un espacio de trabajo autónomo donde cada vez me implico menos, donde de repente surge la duda y el interés por todos de escuchar, pues las explicaciones que pueda otorgar a cualquiera de los grupos pueden repercutir positivamente en el de cada uno.